Formulación del modelo de negocio

Amazon, por ejemplo, no tendría todo ese auge y expansión que ha logrado si no ha sido por el internet. Esa súper empresa supo despegar en un momento exacto y totalmente despejado por el cual el cliente empezó a interesarse hasta la saciedad.

Piensa a lo grande: ponte el listón bien alto y lucha por algo grande. Ve por cosas que sean 10 veces mejores que lo que ya existe.

Diversas son las recomendaciones que los expertos proporcionan para que todo negocio, independientemente de su tamaño, tenga éxito. No hay una fórmula única y/o universal por la cual dé a conocer los pasos para un modelo de negocio. Hay que realizar una serie de análisis con el fin de llegar a una conclusión satisfactoria. No obstante, de los consejos uno mismo aprende.

Pero en sí ¿qué es un modelo de negocio o qué tratamos de decir y entender con esos términos? Como esto no esa clase escolar -ni presencial ni por internet- en la que el maestro te exige una definición que generalmente es refrita de algún experto, diremos que un modelo de negocio son los caminos que deben surcarse para que el negocio camine sobre ruedas, pensando primordial y fundamentalmente en el cliente.

Sin el cliente satisfecho el negocio no caminará, sino se estancará (en el mejor de los casos) o quebrará (en el peor escenario). Aunque suene como un viejo cliché, la verdad es que sin clientes no hay negocio (venta de productos o servicios).

En principio surge la idea de que abriremos el negocio: a) ¿qué vamos a vender, por qué y para qué? b) ¿cuáles serán los canales de la comercialización de los productos o servicios? c) ¿qué idea tendrán de nosotros partiendo de la comercialización que se realizará?

El comercio de hoy en día no es el mismo al de apenas hace dos décadas o el de finales del siglo pasado. Con el auge inimaginable del internet, hoy el modelo de negocio debe tener presente esta nueva herramienta, esencial y prácticamente para todo, es decir, desde la promoción del establecimiento o negocio, las ofertas de las que se pueden constantemente promocionar, los nuevos productos o servicios que se ofrecen, ventas, compras, etcétera.

Amazon, por ejemplo, no tendría todo ese auge y expansión que ha logrado si no ha sido por el internet. Esa súper empresa supo despegar en un momento exacto y totalmente despejado por el cual el cliente empezó a interesarse hasta la saciedad.

Uno de los métodos que más recomiendan es el llamado Business Modelo Canvas (Esquema de Modelos de Negocios), el cual fue ideado o diseñado por Alexander Osterwalder (nacido en Suiza en 1974) con el auxilio de Yves Pigneur (un catedrático belga de 67 años). Con la serie de herramientas que ese método propone se ayuda u orienta en la que una empresa, sea de productos o servicios, crea, distribuye y captura valor de sus clientes.

En sí, ese modelo de negocios propuesto por la dupla Osterwalder-Pigneur está compuesto por nueve apartados: 1.- Segmento del mercado; 2.- Propuesta de valor; 3.- Canales; 4.- Relación con los clientes; 5.- Flujo de ingresos; 6.- Recursos clave; 7.- Actividades clave; 8.- Alianzas clave, y; 9.- estructura de costos.

También es de destacar el método de Guy Kawasaki (estadounidense de 66 años) es autor del libro “El Arte de Empezar”, en el cual se subraya enfáticamente: «Piensa a lo grande: ponte el listón bien alto y lucha por algo grande. Ve por cosas que sean 10 veces mejores que lo que ya existe» Kawasaki, ganador del Shorty Award al Más influyente en los Negocios, establece una serie de recomendaciones (él les llama “arte” a cada uno de ellos) para los emprendedores.

En conclusión, si no existe certidumbre en lo que se piensa hacer y decisión en lo que ya se hizo, nada hará que un negocio funcione. La realidad es así y en toda ciudad, por muy pequeña que sea, la competencia por vender más y la lucha por hacerse de clientes no solamente es diaria, sino a cada momento.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: