Reciclaje en la arquitectura y diseño urbano

Cada vez se usa más el reciclaje en la arquitectura y en el diseño urbano. Esta tendencia llegó para quedarse como una gran forma de comunicar. 

El reciclaje en la arquitectura se volvió parte del diseño urbano de cualquier ciudad que se preocupa por tener sustentabilidad en sus edificaciones. Desde departamentos, casas y grandes construcciones, el reciclaje ayuda al medio ambiente y define nuestro comportamiento responsable como seres pensantes en un mundo moribundo. 

Diseñar y construir de manera limpia y consciente, optimizando y aprovechando los recursos de reutilización de materiales desde desecho es una alternativa que protege el medio ambiente, claro está. Enfrentar los problemas ambientales desde este sentido, es dejar a un lado conductas tradicionales que dañan el planeta. Con ayuda de acciones sanas que involucren todos los aspectos de nuestro entorno, se logrará un equilibrio entre lo hermoso y lo funcional, esto es un hecho, pero no sin ayuda de los demás. 

La gestión de los residuos y la reutilización de los materiales de desecho, es una estrategia que clama por un cambio debido al consumo desmedido de recursos naturales. No hay persona que no cause estragos en el ambiente y esto es un hecho, pero encontramos que la industria de la construcción es una de las mayores demoledoras del medio ambiente y debemos por ello ser conscientes. 

Esta industria consume una gran cantidad de recursos. Para transformar entornos, se generan infinitos residuos, además de que apoyamos en la tala desmedida de árboles o destrucción de ecosistemas. Es por ello que la utilización de desechos en la arquitectura y el diseño, es una de las estrategias que permite mitigar el alto índice de consumo y el impacto ambiental que generan estas actividades. Aunado a que ayuda en términos económicos y energéticos.

Por su parte, si la industria se preocupa en la transformación y reutilización, se puede colaborar para mantener el medio que tanto hemos azotado. 

Una investigación reciente, liderada por los arquitectos Samuel Padilla Llano y Jairo López Martínez, se basa en el desarrollo que estuvo a cargo de las estudiantes Katerine Arrauth Ochoa y María Alejandra Cuello como proyecto de grado para la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la Costa. Esta investigación se centró en una estrategia para reutilizar o reciclar residuos incorporados en la arquitectura, el diseño urbano y la construcción. Este proyecto llevó como nombre, “Los materiales hablan”.

Los materiales hablan, es un estudio  que invita a ver la sostenibilidad como algo práctico, asequible y de imperiosa necesidad. De esta manera se permite utilizar y manejar eficientemente recursos al pretender evolucionar y hacer construcción, arquitectura, urbanismo y diseño de manera limpia, sensible y consciente, al optimizar cada recurso desde su concepción hasta su fin e incluso durante su evolución en el tiempo.

De acuerdo al estudio, se deben observar los materiales, sus comportamientos y el potencial para el máximo aprovechamiento de sus cualidades en otros usos.

Los residuos no son tesoros para almacenar

Lo que planteó la investigación, es que almacenar los residuos como tesoros en los basureros, sólo generan infertilidad a la tierra y su propuesta contribuye al ahorro energético y a la ecología. Con ayuda de la gestión de residuos, se reduce la cantidad de vertederos, la contaminación. Y se disminuye la extracción y consumo de materia prima natural.

Reutilizar es una manera de evitar que los recursos no usados, ayuden en pro de la deficiencia en el sistema de tratamiento y disposición de residuos motivaron el desafío de transformar e instruir en el conocimiento de los residuos. Con este proyecto, los materiales serán vistos como útiles al incorporarlos en nuevos ciclos de vida, de manera eficiente y sustentable.

Por ignorancia o prejuicios, esos materiales se observan como si no tuvieran valor. Y se deja de lado las oportunidades de vida y reincorporación en nuevos procesos como el diseño, la arquitectura, el urbanismo y la construcción.

Al convertir los desechos en una actividad eficiente, sostenible y sustentable, se disminuye el impacto ambiental de manera significativa, ya que este es uno de los sectores más contaminantes y nocivos.

Sólo en la Unión Europea el sector de la construcción genera 36% de las emisiones de CO2. Emplea 60% en materia prima y consume altas cantidades de energía. Y generar grandes sumas de residuos sólidos.Estos datos muestran el impacto ambiental de la arquitectura y el urbanismo en términos globales.

Por: Azenet Folch

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: