Análisis de los beneficios de un negocio

El emprendedor significa eso precisamente, o sea, que demuestra iniciativa a realizar acciones que son difíciles.

El empresario no debe frenar su iniciativa de crecimiento por temor a lo desconocido.

Sería difícil que un empresario -de cualquier rama- no pensara que en el futuro ya sea inmediato o a un plazo más largo incrementar su empresa. Es decir, un empresario que se estanca por años en su producción, su número de empleados, su inmueble (propio o rentado) de cualquier dimensión, quiere decir que ese empresario no tiene muchas ambiciones de crecimiento.

En cambio, habrá otros empresarios más audaces que anhelaran aumentar la producción de sus artículos o servicios, subir el número de clientes, también el de sus trabajadores o colaboradores y tener un local más amplio con esa perspectiva de crecimiento, lo que, incluso, proyectaría adquirir nueva maquinaria.

Es cuestión de puntos de vista, de iniciativa propia, de observar que el horizonte de posibles buenos resultados le conviene, tanto porque verá elevar sus ganancias como porque también se verán beneficiados sus empleados (digamos que en el caso de que sea un empresario con esa visión de repartir utilidades y demás emolumentos económicos como incentivos a sus colaboradores).

Empero dejemos de lado a aquel empresario conformista y centrémonos en el segundo, en ese que quiere incursionar en más negocios y enfrentar retos, porque es algo inherente en su persona. Sin embargo, no solamente son deseos de crecer y proyectar más  su empresa, expandirla hacia otras ciudades o regiones o incluso a otros países. No es tan fácil.

Ante todo hay que realizar una serie de estudios, analizar una serie de beneficios y descalabros que pudieran darse en todo ese proceso de crecimiento. ¿Quieres que tu empresa crezca? Perfecto.

1.- Es probable que en el local que ahora estás no sea suficiente para enfrentar ese crecimiento, por lo que debes buscar un inmueble más amplio y que se acomode a tu proyección; 2.- El número de trabajadores o colaboradores no debe ser el mismo, sino tendrás que incrementar su número, puesto que lo que persigues es subir la producción y no perder la calidad; 3.- Tendrás que analizar si esa maquinaria o equipo con que cuentas será suficiente o requerirás de actualizarla(o); 4.- Deberás estudiar si ese crecimiento incrementará y en cuánto los impuestos y si podrás enfrentarlos (claro, con una mayor producción).

Todo esto es apenas una pequeña parte de lo que significa el analizar los beneficios de un negocio y de incrementar éste. Obviamente, cuando ya está listo el resultado de ese análisis corresponderá al dueño o a la sociedad propietaria de la empresa la que determine si el proyecto vale o no la pena iniciarlo o continuarlo.

Sin embargo, uno de los consejos más certeros y comunes -de quienes son especialistas del tema- es que el empresario no debe frenar su iniciativa de crecimiento por temor a lo desconocido. El emprendedor significa eso precisamente, o sea, que demuestra iniciativa a realizar acciones que son difíciles.

Tanto en México como en casi todos los países hay empresas con especialistas sobre esta materia, las cuales realizan una serie de estudios y análisis de la empresa, proyecciones que incluyen estudios del mercado e incluso anticipando decisiones críticas.

El reto, en última instancia, es enfrentar lo desconocido con la certeza firme de que todo saldrá bien.

De las famosas frases.- “Estoy convencido que la mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que han fracasado es la perseverancia”: Steve Jobs (1955-2011, cofundador de Apple); “Hemos conservado por 18 años tres grandes ideas que son la razón de nuestro éxito: poner al consumidor el primer lugar, inventar y tener paciencia”: Jeff Bezos (nació en1964 y fundador de Amazon).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: