Piso térmico: Ventajas y desventajas de un suelo radiante o con calefacción

Un piso térmico con calefacción, también llamado radiante, es un amenite en tu hogar con la mejor de las intenciones de vivir en un sitio con todas las comodidades, ahora te decimos las ventajas y desventajas. 

Tener un piso térmico con calefacción en casa, es la mejor manera de mantenernos calientes en esos fríos  meses de invierno. 

Existe un sistema de calefacción llamado en algunos países como radiante, se instala en el bajo suelo y al contrario que otros sistemas, cuenta con la ventaja de distribuir el calor de forma uniforme. También evita los movimientos de aire,  por lo que proporciona un bienestar adicional en ese sentido. A su vez, es un sistema  de alto grado estético, ya que su instalación bajo suelo, paredes o techos permite una climatización invisible que no ocupa espacio en las estancias.

Existen dos tipos de sistemas de piso térmico de calefacción para calentar el suelo radiante: el suelo radiante eléctrico y el suelo radiante por agua. También puede instalarse un techo radiante o zócalo radiante, dependiendo de las características de la vivienda y sus necesidades, pero en este artículo profundizaremos en los dos tipos que acabamos de mencionar.

¿Piso térmico de calefacción eléctrico?

El suelo eléctrico se calienta mediante una resistencia que conduce electricidad instalada bajo el cemento que transforma la energía eléctrica en energía calorífica. En algunos casos consta de un termostato programador a través del cual se puede programar para hacer un uso más eficiente del sistema.

Se instala mediante un circuito de cable o malla calefactora. Esta se coloca encima de una lámina aislante convirtiendo el suelo de la estancia en una gran fuente de calor uniforme.  Su instalación es sencilla, rápida y económica.

Ventajas

  • Es un sistema de baja temperatura y proporciona un alto confort (25º a 29ºC)
  • Es un sistema de calefacción eficiente e inmediato. Emite el calor de forma directa y por este motivo también es más fácil de controlar el nivel de confort en la vivienda.
  • Regulación individualizada: Es posible controlar la temperatura, encendidos, apagados de la calefacción radiante de forma individual mediante cronotermostatos en cada una de las habitaciones.
  • No requiere caldera.

Desventajas

  • Su consumo eléctrico se traduce en un aumento de la factura, aunque hoy en día existen termostatos inteligentes que minimizan considerablemente el consumo con un correcto uso de su regulación.

Cuándo instalar suelo radiante eléctrico

  • Cuando no es posible instalar suelo radiante por agua, opta por el suelo radiante eléctrico.
  • Cuando a la vivienda donde queremos realizar este tipo de instalación no llega la red de suministro de gas natural, el suelo radiante eléctrico se perfila como la mejor opción.

Piso térmico de calefacción por agua

El piso térmico de calefacción o radiante por agua distribuye el agua a través de las tuberías instaladas bajo el suelo. Este es el emisor de calefacción, por ello, debe estar conectado a una caldera de condensación o bomba de calor que genere el agua caliente para luego distribuirla a través del suelo. La superficie de emisión es muy grande (suelo), y se necesita una temperatura de impulsión del circuito a unos 35-40 ºC. Sin temperaturas excesivamente altas del agua conseguiremos un gran confort, evitaremos problemas de mala circulación por exceso de calor y además, potenciaremos el ahorro energético.

El sistema de alta inercia térmica por agua, por lo tanto no se recomienda un continuo encendido o apagado del sistema. Es más eficiente un uso continuo para darle tiempo al sistema a calentar la vivienda y de esta forma, mantener el calor.

Este sistema dispone de posibilidades de regulación. Funciona a través de una central con la que se controlan los diferentes termostatos y en caso de querer controlar de forma individual cada zona de la casa, al ser un circuito continúo único, se podrán instalar válvulas de zona.

Piso radiante de agua por bomba de calor

Existe también el suelo radiante de agua por bomba de calor que también es eléctrico, ya que la bomba de calor necesita electricidad para funcionar. Pero al utilizar el agua para transportar el calor, se ha decidido incluir en el suelo radiante de agua.

Cuál es mejor sistema, ¿Eléctrico o de agua?

De inicio debes saber que hay una fase de estudio que ayuda a  determinar qué sistema conviene más, en función de la ubicación, orientación o metros a calentar de la casa. Pero siempre que sea posible se recomienda, por su alto grado de eficiencia energética, el suelo radiante por agua. 

Si se combina con la bomba de calor, este proporcionará un ahorro de energía y por tanto permite amortizar la inversión con el tiempo. En cambio, si optas por el eléctrico supone un consumo energético elevado, sobre todo si es un consumo continuado.

La única forma en la que el piso térmico de calefacción eléctrico puede resultar rentable, es por su rapidez de respuesta, eficiencia energética, rápida instalación con bajo coste. 

Por: Azenet Folch

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: