Cómo armar un home office en tu hogar

El home office o teletrabajo ha ido en ascenso, en muchos sectores ya era algo cotidiano, no obstante, para seguir trabajando se ha vuelto algo vital. De un día para otro nuestras oficinas se establecieron en nuestro hogar o bien, siempre lo fueron. Pero aún estando trabajando desde casa, en muchas ocasiones no tenemos un espacio fijo para trabajar.

Es por ello que aquí te contamos como empezar a armar un espacio de trabajo o tu propia home office que te permita trabajar de manera adecuada y, además, se acople a tu estilo.

                Ubicación

Lo más importante es que tu espacio de trabajo esté en un lugar cerrado, un poco aislado y que sea completamente independiente. Sin embargo, también debe tener por lo menos una ventana cerca. Puede ser en cualquier espacio de tu hogar, con una pequeña esquina o en algún lugar libre que tengas basta.

Empero, sabemos que trabajar en casa implica compartir espacio, es por ello que agregar una pequeña separación es importante. Puede ser colocando algún mueble, o una simple cortina. Con cosas sencillas podemos crear un espacio en armonía que no rompa con el estilo de la habitación y además sea cómodo para trabajar.

Siempre debemos tener en cuenta que debemos evitar las distracciones, podemos trabajar en la sala, por supuesto… pero si tenemos cosas como la televisión o alguien ahí hablando puede ser un problema. Siempre separa tu vida profesional del hogar.

Quizás te interese:
Invertir en bienes raíces en tus 20’s, los mejores tips para lograrlo

Tener lo esencial

Por supuesto, trabajar a distancia significa que debemos contar con equipo necesario. No puedes trabajar a distancia si no cuentas con al menos, una computadora. Esta puede ser portátil, de escritorio y hasta una Tablet. Siempre hay que buscar lo que nos permita tener un mayor rendimiento y que sea eficaz.

Ahora, también es necesario tener un lugar donde poner las cosas, un escritorio es esencial. Puede ser una mesa o bien un pequeño escritorio de madera, ¡Ponte creativo! Puedes utilizar muchos elementos de tu hogar para hacer uno. ¿Qué tal un par de cajas con cosas que no ocupes mucho y una pequeña tabla con un mantel o cualquier tela? Voilá, un escritorio sencillo pero funcional.

Además de otros elementos como teclado, mouse o bocinas… tal vez un teléfono móvil, etc. Es necesario contar con alguna silla cómoda con la cuál estés cómodo en todo momento para trabajar todo tu turno. Muchas veces trabajar desde la cama puede ser malo para la postura y puede afectar también la concentración o la organización.

                Iluminación

Una de las cosas más importantes que según expertos hay que tomar en cuenta es la iluminación. El home office debe estar en un lugar iluminado de tal forma que no cansemos nuestros ojos, por ello al principio se mencionó que un lugar cerca de la ventana es lo mejor. No obstante, sabemos que muchas personas trabajan aún cuando ya no hay luz natural, es por ello que hay que buscar lámparas que puedan ayudarnos.

Podemos simplemente tomar alguna que no utilicen mucho en el hogar o adquirir alguna que se adecue al estilo del espacio. También, es importante que la luz de dichas lámparas sea blanca y fría, este es un gran aliado ya que puede ayudarnos a aumentar la productividad. Si adquirimos una que sea de luz cálida o amarilla puede entorpecer nuestro trabajo llegando hasta cansarnos y tener sueño.

El color también forma parte de la iluminación del lugar, una habitación con colores claros y con un toque de color puede tener un efecto positivo en nuestro espacio y en nosotros mismos.

La clave aquí es crear un espacio que sea armonioso con nuestro hogar. Una vez que esté en sintonía con el espacio alrededor puede ser para nosotros un poco más sencillo trabajar. La idea de trabajar en casas es hacerlo más cómodo y accesible. Una vez que tienes todo a tu gusto y con tu propio estilo… ya sea minimalista, rústico, industrial o colorido puedes decorarlo.

Agrega cosas que te hagan relajarte, un par de cuadros, plantas, fotografías. Hazlo tu espacio, uno donde te puedas sentir cómodo y confortable. Mezclar lo que a ti te guste o simplemente hazlo como la oficina que ya tienes. El punto clave es que estés contento y sientas el espacio acogedor para comenzar a trabajar.

Por: Teresa Maza

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: